¿Cuáles son los mitos del alquiler vacacional?

Los mitos son como los rumores infundados: informaciones no verídicas que pueden llegar a propagarse como si lo fueran. Y lo peor de ello, con consecuencias negativas, en este caso para el sector del alquiler vacacional. Seguro que te suenan alguno de estos falsos mitos del alquiler vacacional…

 

Para entenderlos es preciso acudir al origen de éstos. ¿Cómo nace un mito? ¿qué es en realidad? Un mito es una información, en la mayoría de las ocasiones falsa, que nace como consecuencia de una noticia malintencionada, de un interés concreto o de una mala experiencia puntual. Y éste alcanza tal magnitud que llega a darse como verdadero. En realidad, los mitos pueden hacer mucho daño a la imagen de cualquier sector y a la gente interesada en beneficiarse de todo lo que éste tiene que ofrecer. En este sentido, el alquiler vacacional lamentablemente no se salva.

 

El mito de que los alquileres vacacionales perjudica a la economía. Una afirmación totalmente falsa ya que éstos forman una pata más de la industria del turismo promoviendo éste y generando millones de euros de los turistas que van de una ciudad a otra y de un país a otro. Los alquileres vacacionales no perjudican a la economía, promueven el movimiento de capital y dan empleo a miles de personas en todo el mundo.

 

El mito de los alquileres vacacionales es sinónimo de ruidos y molestias. Todos podemos tener en nuestros edificios vecinos molestos que pueden llegar a resquebrajar nuestra tranquilidad, pero en la mayoría de las casas el civismo es la nota imperante. Lo mismo ocurre con los alquileres vacacionales: no todos los turistas que los ocupan arman jaleo, mucho ruido y fiestas provocando molestias entre los vecinos. El porcentaje de éstos es infinitamente menor respecto a los que sí saben comportarse.

 

El mito de los alquileres vacacionales como competencia desleal a los hoteles. No, los alquileres vacacionales no ponen en riesgo ni la economía, ni la supervivencia, ni los empleos de los hoteles, ni mucho menos. De hecho, los establecimientos hoteleros siguen teniendo un papel clave e imperante en la economía de las ciudades aunque el empuje de los alquileres vacacionales es evidente y cada vez mayor. La convivencia entre ambos modelos es totalmente compatible.

 

 

El mito de que los alquileres vacacionales colapsan las ciudades. Según un reciente estudio 7 de cada 10 apartamentos turísticos ya se encuentra en las zonas menos céntricas de las ciudades por lo que son minoría aquellos apartamentos que se agolpan en los edificios mucho más céntricos. Otra cosa es que estos sean los más deseados y alquilados por los turistas que deciden visitar las ciudades…

 

El mito de que los pisos turísticos perjudican el alquiler. Desmontamos este mito con dos ejemplos: Barcelona y Madrid. La capital catalana no es mucho más cara que otras metrópolis europeas en cuanto a alquiler de apartamentos ni de apartamentos turísticos y en el caso de Madrid, pese a sus grandes atractivos, se encuentra entre las ciudades menos caras. Ahora fijémonos en aquellos barrios del extrarradio de estas ciudades dónde no hay apenas alquileres vacacionales y podemos comprobar como aquí también han subido los precios del alquiler…

 

El mito de que los usuarios de los alquileres vacacionales no están bien atendidos. Aquí la comparación se hace con la manera de proceder de los hoteles, cómo no. Se “argumenta” diciendo que los alquileres vacacionales no tienen empleados que los supervisen directamente como sí tienen los hoteles algo que no es cierto. Los propietarios de los apartamentos siempre tienen la obligación de facilitar un contacto al turista y atenderlo siempre y cuando este le necesite y tenga un problema.

 

El mito de que los alquileres vacacionales no son seguros. Muchos alquileres vacacionales tienen seguros que defienden tanto al propietario como al huésped, no obstante, los alquileres vacacionales son tan seguros como si estuvieras en tu propia casa y cuentan con puertas y accesos controlados. Algunos incluso con cámaras de seguridad. ¿Alguna vez has leído alguna noticia sobre robos o problemas de seguridad en este tipo de establecimientos? Posiblemente no.

 

El mito de que destruyen el paisaje y favorecen la especulación en suelo rústico. Una auténtica barbaridad que lamentablemente tiene que oír el sector y más cuando este aspecto está regulado por las diferentes administraciones. Resulta inconcebible pensar que se pueda realizar ya hoy en día un edificio en suelo no apto para ello, tampoco para alquileres vacacionales.

 

Los mitos, mitos son, no son realidades y desgraciadamente nuestro sector, el de los alquileres vacaciones, debe sufrir y de forma constante muchos de ellos. Alquilar un piso turístico es una práctica cada vez más utilizada por turistas de todo el mundo, una forma sostenible y no perjudicial para la economía que puede ir de la mano con otras formas de practicar turismo.

Al continuar utilizando nuestro sitio web, usted acepta el uso de cookies. Más información

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política en el Aviso legal, pinche el enlace para mayor información.

Cerrar